Miénteme como siempre…

Es muy probable que el concepto de “verdad” sea el más defendido por los hombres. No creo que haya nadie que se atreva a decir que no es bueno hablar con la verdad. Sin embargo, muchas personas, en nombre de la verdad, se pasan la vida hiriendo a los demás. ¿Es realmente bueno decir la verdad todo el tiempo?

Hace unos días el jardinero se me acercó y me dijo que me veía más gordita, que si estaba subiendo de peso. Me agarró desprevenida, no supe qué contestar y me quedé con cara de turista perdido. No estoy acostumbrada a que me digan la verdad así, tan directamente. Es obvio que tiene razón, estoy subiendo de peso pues estoy embarazada -aunque él no lo sabía-, sin embargo, me perturbó que me lo dijera.

Me quedé reflexionando sobre el concepto de verdad y de cómo en mi país somos más sutiles a la hora de decir la verdad. En México sería mucho más fácil decirle a alguien que se ve más flaco, en cambio no nos atrevemos a decirles, ni a nuestros mejores amigos, que se ven más gordos. Y sinceramente, lo prefiero así. Soy de la idea de que si lo que vas a decir no va a ayudar o hacer sentir bien a alguien entonces mejor ni decirlo, por más verdad que sea.

 Desde niños nos educan a no decir la verdad, por lo tanto nos enseñan a mentir en nombre de la “educación”. Una persona educada no le dice al anfitrión que la comida está malísima, aunque esto sea la verdad. Les pedimos a nuestros hijos que mientan, o por lo menos que omitan la verdad, con tal de quedar bien con los demás o no hacer sentir mal a alguien, pues como dice Jesús Sancho –político y profesor universitario español- “Si siempre dices la verdad, no te faltarán enemigos”. Así que ni en nuestras peores pesadillas queremos que nuestros hijos le digan a una señora que su vestido está horrible, o que se puso demasiado maquillaje, aunque esto sea la verdad, por lo menos para sus ojos.

Definitivamente creo que no hay una sola verdad. La verdad es relativa y depende de la perspectiva de cada persona. Y nadie mejor para demostrárnoslo que Osama Ben Laden y Barack Obama, quien, cada quien en nombre de su propia verdad, es capaz de implementar su propia sistema de justicia (uno a través de atentados terroristas y otro asesinando a terroristas sin ni siquiera juzgarlos). No hay duda de que este mundo está lleno de muchas verdades y debemos siempre detenernos a observar las demás, sin creer que somos los únicos poseedores de la verdad absoluta. No debemos ir por la vida como si no nos importaran los sentimientos ajenos, lastimando personas en nombre de nuestra verdad. No estoy promoviendo la mentira, sólo pienso que vale la pena omitir ciertas verdades, sobre todo si con esto le estás evitando un mal día a alguien.

Acerca de LaLoren

Migrante permanente: 21 años tapatía, 1 lyonesa, 2 parisina, 2 grenadina, 1 guadalupense, 1 chiapaneca, 1.5 chilanga, 1 trinitaria, 0.5 ginebrina, 3.5 panameña, ? libanesa
Esta entrada fue publicada en Debate y Opinión, Todos mis escritos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.