Gracias tía

Hace mucho que no escribo… La inspiración y las ganas se me fueron yendo poco a poco, sin darme cuenta. Sin embargo, hace unas semanas te fui a ver al hospital, y ese día me volvió la claridad que tenía extraviada. Salí de ahí con muchas ganas de escribir, pues tu luz y tu actitud me recordaron la verdadera razón de estar en este mundo. Me recordaron de qué se trata todo esto, y pensé en escribirte para darte las gracias por renovarme el sentido.

Ese día que te visitamos Gavino y yo veníamos con la intención de darte ánimos, sin embargo, fuimos nosotros lo que salimos cargados de vida.

Siempre he sentido que estamos conectadas, es increíble todas las cosas que tenemos en común: compartimos un nombre; tu hija nació el mismo día que mi papá; y mi hija nació el mismo día que tú. No puede ser coincidencia.

Eres una de las personas que siempre me ha alentado a seguir escribiendo. Compartiste cada uno de mis textos y me enviabas siempre palabras de agradecimiento y de motivación. Así que quiero que sepas lo que escribiré de ti. Quiero que sepas lo que me has transmitido y lo mucho que me harás falta.

Hay seres especiales, auténticos, que dejan huella. Seres que, estoy convencida, tienen muy claro el propósito de la aventura desde antes de empezarla. Tú eres uno de ellos. No te conformaste. Cambiaste lo que tenías que cambiar. Mejoraste lo que tenías que mejorar. No dejaste de darnos lecciones durante todo el trayecto, de lo que las palabras voluntad y autenticidad significan. De que siempre hay alternativas. De que no hay un solo camino, sino muchos y muy variados, y cada quien decide tomarlos o quedarse estancado en lo que la mayoría hace. No viniste aquí de paso. Viniste a evolucionar.

Gracias, gracias, gracias tía Claudia. Gracias por tu ejemplo, pero sobre todo gracias por tu presencia en los momentos más difíciles. El día que regresé a Guadalajara después de la muerte de Léa fuiste de las primeras personas en visitarme. En darme la cara y abrazarme. Sin preguntar, sin juzgar. Solo a acompañar. A hacerte presente y recordarme que no estaba sola. Gracias por no huir del dolor.

Estás en mi corazón siempre. Ánimo tía!

Acerca de LaLoren

Migrante permanente: 21 años tapatía, 1 lyonesa, 2 parisina, 2 grenadina, 1 guadalupense, 1 chiapaneca, 1.5 chilanga, 1 trinitaria, 0.5 ginebrina, 3.5 panameña, ? libanesa
Esta entrada fue publicada en Todos mis escritos. Guarda el enlace permanente.