El papá con falda

ALREDEDOR DEL MUNDO EN FALDA Y VESTIDO.

por Nils Pickert

Me presento: Soy el papá que lleva una falda.

Tal vez usted ha escuchado o leído acerca de mí. Para mi sorpresa, he leído sobre mí recientemente. Eso fue peculiar, ya que estoy acostumbrado a leer mi propia escritura – no historias sobre cómo me comporté o vestí. Así que vamos a aclarar lo que sucedió.

Soy escritor. Escribo poesía, prosa, textos publicitarios y artículos para periódicos y revistas. Algunos de estos artículos son sobre mi vida: cómo criar niños, cómo tener una relación emancipada y cómo actuar como padre y hombre en estos tiempos. No hace mucho tiempo, escribí un artículo para la revista feminista más famosa de Alemania, EMMA, sobre como hacer todo lo posible para apoyar a mi hijo, a quien le gusta usar vestidos y faldas en público. La revista pidió una foto, así que les envié algunas fotos. El día que la historia salió en línea, me encontraba de vacaciones.

Durante mis vacaciones, Internet hizo algo que nunca me esperé – pero obviamente debí de haber hecho. Alguien tradujo mi artículo y rápidamente se extendió por todo el mundo. Tengo correos electrónicos y llamadas de personas de todos lados. Estoy contento de haber tenido un par de días para decidir qué hacer a continuación.

Me decidí a escribir este artículo. Este soy yo tratando de explicar por qué hago lo que hago. Mucha gente lee la pieza original EMMA y piensan bien de mí, otros se enojaron o disgustaron por mi supuesto comportamiento “marica” ​​. Otros presumen motivos todavía más viles – sugiriendo que yo estaba tratando de sacar provecho a costa de mi hijo – o me acusaron de mala crianza por favorecer su preferencia disocial temporal.

Un niño de 5 años de edad que quiere usar vestidos y faldas de vez en cuando se comparó con un niño que escupe, pelea o caga en público – siempre con esta pregunta retórica clavada en la analogía: “¿Quién sería tan estúpido y suficientemente irresponsable para apoyar este tipo de conducta? ”

Estas comparaciones no caben. Mi hijo tiene una hermana mayor a la que ama mucho. Naturalmente, él hereda sus faldas y vestidos – y, a veces le gusta ponérselos. No tengo ninguna intención de ponerme en su camino.

Por supuesto, el trabajo de enseñar a nuestro hijo a interactuar con la gente – y cómo llevarse bien con la sociedad y comprender sus reglas y patrones – se debe principalmente a su madre y a mí. Pero es mi hijo, no es mi propiedad. Yo no lo poseo. Si hay tal cosa como ser dueño de un ser humano, él es mi dueño. Lo hice, soñaba con él, lo anhelaba, ahora él está en mi vida, y yo soy responsable de él mientras haya aliento en mí. Así que le enseñaré las reglas y qué hacer con ellas. No todas reglas tienen sentido. Algunas reglas nos dicen que nos comportemos con violencia y crueldad hacia otros seres humanos, incluso si tenemos una clara sensación de que nuestras acciones hacia ellos están equivocadas. No está bien que NADIE se meta con mi hijo por su vestimenta. Por lo tanto me pongo vestidos y faldas para que cualquier persona que tenga un problema con eso y siente la necesidad de expresar su resentimiento pueda meterse conmigo.

Puesto que soy un adulto, la gente debe sentirse libre de cuestionar mis decisiones. En este caso, si lo hace, voy a confesar que realmente no me gusta vestir faldas o vestidos. Soy como una mamá de fútbol que no ama el deporte – pero ama a sus hijos. Nada me importa más que la felicidad de mi hijo, que sea seguro de sí mismo, que sea una persona compasiva. Nada me importa menos que las decisiones que toma en el camino para convertirse en esa persona – siempre y cuando no causen daño a sí mismo o a los demás. La capacidad para tomar estas decisiones es su derecho innato – un derecho que yo debería ayudarle a ejercer, ya que yo soy el responsable de su nacimiento.

Así que, básicamente, ésta es la historia: Un padre tratando de apoyar a su hijo. Un escritor haciendo su trabajo.

Es sólo un vestido, es sólo una falda, pero le dieron la vuelta al mundo.

 
Fuente: http://www.huffingtonpost.com/nils-pickert/skirt-dad_b_1911444.html
Traducción por Google Translate y Lorena Rodriguez Bojorquez-White
 

Acerca de LaLoren

Migrante permanente: 21 años tapatía, 1 lyonesa, 2 parisina, 2 grenadina, 1 guadalupense, 1 chiapaneca, 1.5 chilanga, 1 trinitaria, 0.5 ginebrina, 3.5 panameña, ? libanesa
Esta entrada fue publicada en Otros autores fuente de inspiración y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.